El acompañamiento filosófico, la filosofía como terapia

Decía Marco Aurelio (un filósofo romano) que la filosofía nos ofrece compañía.


Esta compañía, indispensable para este estoico, es además una metodología que permite un cuidado del alma y de nuestra vida, pues nos ofrece la posibilidad de realizar un camino de autoconocimiento a través de todos aquellos acontecimientos que vivimos en nuestra cotidianidad.


Varios apuntes esquemáticos para entender por qué la filosofía es una terapia para el alma:


- Todos vivimos una filosofía de vida. Todos encarnamos a través de nuestras creencias, valores, etc., una cosmovisión o una manera de ver y entender la vida. Esta filosofía interna, muchas veces no del todo consciente, nos coloca de una forma determinada en el mundo (por ejemplo: interpretando al mundo como un lugar amenazante o a nosotros como seres tímidos, capaces o indefensos).


- Todos vivimos situaciones conflictivas, entendidas éstas en sentido amplio: en el ámbito de la relaciones íntimas (no somos correspondidos, hacemos lo que el otro quiere, no sabemos poner límites o nos culpamos por nuestro placer), en la relación con nosotros mismos (nos exigimos, culpamos o idealizamos), con los demás, en el sentido que le damos a la vida, en lo que queremos de esta vida que vivimos, etc.


- Justamente, lo que la filosofía propone es poner la mirada tanto en esto conflictos como en las lentes que llevamos incorporadas (nuestra cosmovisión) para ver cómo se entrelazan ambos ámbitos.


- Este poner mirada, el hecho de poner conciencia, permite deshacernos de las creencias que articulan nuestra idea de mundo (y que muchas veces nos llevan a las problemáticas que vivimos). El sólo hecho de poder la mirada, nos permite una mayor autonomía, puesto que nos distancia de nuestra inmediatez.


- La filosofía defiende que sólo podemos realizarnos (este término dará para una nueva entrada, para evitar malentendidos) si ponemos la mirada en nosotros. En nuestro presente, vivimos de espaldas a nosotros mismos, a lo que nos pasa, a lo que sentimos, tanto de forma individual, como colectiva (véase como va el mundo).


- La filosofía es un estilo de vida, una forma de sentir y estar que, desde diferentes filósofos y filósofas, se ha caracterizado como una actitud entusiasta (en-theos), alegre (sin causa externa) y feliz (eudaimonica, esto es, consciente de sí misma).


La filosofía ha promovido diferentes cauces y caminos para poder realizar una tarea de autoconocimiento, quizás los libros y las preguntas son los más conocidos. No obstante, también existe el llamado acompañamiento filosófico, una práctica que se remonta a los orígenes históricos de la práctica filosófica.


El acompañamiento filosófico es aquel camino que realizan dos o más personas a través del cual, y mediante la relación interpersonal, determinada actitud y un conjunto de técnicas (las ascéticas), profundizan en sus propias miradas, cosmovisiones y filosofías, desvelando la aparente naturalidad de su existencia y acercándose a un sentir prístino, abisal, con el que poder recorrer un sendero que, desde la experiencia, quiere acercarse a la verdad de la que somos portadores.


Es, por tanto, una experiencia que demanda cruzar un umbral y, si quiere mantener a su lado la radicalidad y profundidad que demanda todo trabajo filosófico, además de ser enfocada hacia la vida de cada cual, requiere de ciertas premisas para no caer en tendencias que son peculiares de un errado quehacer filosófico, como la verborrea, las excesivas cábalas, el aislamiento como introspección convertida en parapeto y huida o en aquellas otras que, originadas desde otros paradigmas, carecen de la radicalidad que demanda una tarea de desvelo filosófico o amor por la sabiduría.


Reivindicar esta dimensión del filosofar es confrontar, también, multitud de disciplinas y paradigmas que han querido dar respuesta y solución al malestar, sufrimiento o infelicidad del ser humano. Reivindicar esta dimensión es, por tanto, volver a señalar la filosofía como el proceder más radical y más humano, para realizar su recorrido. Ello implica restablecer, regenerar y rehabilitar los postulados a través de los cuales se encarna este filosofar.


Además de ofrecer sesiones de acompañamiento individuales y grupales, a partir del 25 de marzo, ofrecemos un curso introductorio y online para adentrarnos en la actitud, las técnicas y la metodología tanto del acompañamiento filosófico como del camino de autoconocimiento.

Todas las clases quedarán grabadas para ser visualizadas cuando el alumno quiera.

Más info del curso e inscripciones en:

https://www.classonlive.com/curso/Introduccin-ONLINE-al-Acompaamiento-y-Autoconocimiento-Filosfico



236 views

Filosofía para la vida.

Suscríbete a la newsletter y estate al corriente de todas nuestras actividades.

Síguenos

  • Gris Icono de YouTube
  • Grey Instagram Icon
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon